mayo 23, 2024 9:28 pm
  • En la Audiencia Parlamentaria Anual en Naciones Unidas, advierte
    que 2023 se caracterizó por presentar mayores índices de
    conflictos armados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial
    En la sede de la Organización de las Naciones Unidas, la presidenta del Senado de la
    República, Ana Lilia Rivera Rivera, hizo un llamado para poner en marcha acciones concretas
    para alcanzar la paz y la seguridad internacionales.
    Ana Lilia Rivera participó en la Audiencia Parlamentaria Anual en Naciones Unidas, que se llevó
    acabo este jueves en Nueva York, Estados Unidos, donde se abordó el tema “Poner fin a los
    conflictos: recetas para un futuro pacífico”.
    Ahí, la senadora enfatizó que no existe una receta infalible para un futuro pacífico y mucho
    menos que se pueda poner fin a los conflictos de forma efectiva y duradera, si continuamos
    transitando por el mismo camino, pero que el sistema de normas universales es el único medio
    para el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales.
    Se trata, agregó, de la herramienta más eficaz para la promoción de relaciones cordiales y de
    cooperación entre los Estados.
    “Discutimos aquí cómo lograr la paz, con una organización que surgió en 1945, con el
    compromiso de no más guerras. Y el entorno que nos rodea nos hace preguntarnos: ¿y qué es
    lo que falló? ¿Por qué nadie escucha el dolor de la gente que muere todos los días en las
    guerras?”, cuestionó.
    Advirtió que 2023 se caracterizó por presentar mayores índices de conflictos armados desde el
    fin de la Segunda Guerra Mundial, lo que afecta por lo menos a una de cada seis personas en
    el planeta.
    AUDIO VIDEO FOTOS ADJUNTO
    El rencor y el odio, señaló, sólo se escondió unos años, pero “ha vuelto a surgir con una fuerza
    tan devastadora, que de imaginar que no se pueda detener, lo que le espera a la humanidad
    es una atroz realidad que no queremos ni imaginar”
    .
    La presidenta de la Cámara de Senadores dijo que a este contexto se suman las guerras
    económicas que también matan gente.
    “Hoy hablamos de que en el mundo por lo menos hay 35 millones de niñas y niños de cinco
    años que sufren desnutrición extrema, de los cuales, 9.2 millones tienen padecimientos de
    forma grave que ponen en riesgo su vida por la desnutrición”, mientras que en muchas partes
    del mundo se tira y se desperdicia comida.
    Las crisis económicas, subrayó, superan los terribles estragos de las guerras, como principal
    causa de inseguridad alimentaria y malnutrición que viven más de 20 países.
    Ana Lilia Rivera alertó que, en un contexto de carencias, de inestabilidad económica, política y
    social, los conflictos terminan por dinamitar todos los esfuerzos nacionales, regionales e
    internacionales para el desarrollo y para el bienestar de nuestros pueblos.
    Ante este panorama, la senadora enfatizó, que el derecho internacional tiene un papel
    fundamental para garantizar la protección de los derechos humanos, la lucha contra el cambio
    climático, el combate a los delitos internacionales y para asegurar la gestión de la migración de
    una forma regular, segura y ordenada.
    Recordó que históricamente, el gobierno de México se ha caracterizado por ser un firme
    creyente y precursor del derecho internacional.
    “Desde la fundación de la Organización de Naciones Unidas, hemos mantenido un compromiso
    sólido con sus preceptos y con las actividades que se realizan en el seno de sus diversos
    órganos, siempre con apego a lo que establece nuestra Constitución”
    .
    En este sentido, recordó que los principios que guían la participación de México en el concierto
    de las naciones son la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica
    de controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones
    internacionales, la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el
    desarrollo, no para la guerra.
    Así como el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos, y la lucha por la
    paz y seguridad internacionales.
    Para el Estado mexicano, destacó Ana Lilia Rivera, todos los países somos iguales, sin importar
    las características económicas, culturales, religiosas y políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *