junio 20, 2024 12:57 pm

Leonel Durante/Corresponsal/Amexi

Escuintla, Chis., 29,mar (AMEXI).- La Caravana “Viacrucis migrante 2024” sigue su marcha hacia la frontera con Estados Unidos; los más de 2 mil migrantes de Venezuela, Ecuador y Colombia que la integran, afirman no tener la mínima intención de regresar a sus lugares de origen, de donde salieron por la falta de oportunidades y consideraron como una “humillación” la dádiva económica ofrecida por el presidente López Obrador.

Además, rechazan aceptar los 110 dólares mensuales que les ofrece el gobierno mexicano durante seis meses, porque significa “una humillación” y –advierten- es “un gancho” o una estrategia oficial para frenar la migración.

La caravana salió de Tapachula el domingo pasado, continuó su caminata por la carretera costera del estado hasta llegar ayer a esta localidad al mediodía y hoy Viernes Santo reiniciarán su marcha.

Su recorrido lo reiniciaron este jueves desde la cabecera municipal de Villa Comaltitlán, arribando a esta localidad al mediodía, bajo las intensas temperaturas que se registran en esta época.

Los migrantes de Venezuela, Ecuador y Colombia que conforman el grupo, aseguran no tener la mínima intención de regresar a sus países de origen, donde fueron expulsados por falta de oportunidades y también rechazan la ayuda de 110 dólares mensuales que les ofrece el gobierno mexicano durante seis meses, porque advierten que de un “gancho” o una estrategia oficial para frenar la migración.

Así lo declaró Francelí, un migrante ecuatoriano, y agregó que le gustaría ver al presidente Andrés Manuel López Obrador, para solicitarle que le explique cuánto significan 110 dólares.

Señaló que prefieren que el gobierno mexicano los ayude en este “Viacrucis migrante 2024” para evitar los peligros que atraviesan en las horas de camino y en su paso por los pueblos, por lo cual consideran que los 110 dólares de apoyo que les prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, es “una humillación”.

“Regresar a Ecuador no es una opción ni para mí ni para otros compañeros originarios de Honduras, Guatemala, Salvador, Colombia y Venezuela”, sostuvo en entrevista.

Francelí reprochó la actitud del gobierno de México al regresar a quienes están en la fronteras norte y sur del país.

Otro migrante, pero de nacionalidad colombiana, Rodrigo Molina, afirmó estar en desacuerdo con esa dadiva que les ofrece el gobierno mexicano, porque ellos no están pidiendo dinero, lo único que quieren es trabajar “como Dios manda” para alcanzar mejores niveles de vida.

Asegura que esos 110 dólares no alcanzan para nada, porque en Colombia ganaba el sueldo mínimo que es de 1,100.00 pesos colombianos, -unos 286 dólares-. Acusó al gobierno del presidente Gustavo Petro, aumentar los precios de la canasta básica, todo encareció, “y por eso mejor salimos de allá”, aseguró.

Yeison Viña Mil, de Venezuela, quien vivió cinco años en Colombia, lamentó que el gobierno colombiano haya firmado ese acuerdo para ayudar con 110 dólares a los migrantes, porque primero se debía tomar en cuenta a las personas más pobres, por ejemplo, la gente del barrio y del campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *