abril 23, 2024 5:39 am


La Guardia Nacional creada por el presidente Andrés Manuel López Obrador bajo el argumento de regresar la paz al país y combatir al crimen organizado, en los hechos se convirtió en la versión mexicana de la Border Patrol ya que cuenta con más de 31 mil elementos, más militares, marinos y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) dedicados a la persecución, detención y deportación de extranjeros.
Ello frente a las cifras oficiales del Gobierno de Estados Unidos que indican que la Border Patrol sólo cuenta con 21 mil 370 agentes activos dedicados a la detención de migrantes. Es decir, la versión made in México supera en más de 10 mil elementos a la estadunidense.
En los hechos, la Border Patrol de Estados Unidos tiene un 30 por ciento menos de personal dedicado a contener las oleadas de migrantes y concentran su labor en las fronteras de México y Canadá.
Mientras que la Guardia Nacional, conformada en un 90 por ciento por militares, se encuentra en la frontera sur y norte de México, pero también en estaciones de autobuses, retenes en carreteras, ferrocarriles y en prácticamente toda la ruta migratoria, lo que los ha convertido en el “muro fronterizo” que ordenó construir Donald Trump.

En el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2024 que se prevé se apruebe por la mayoría oficialista sin cambios, contempla un gasto millonario para las labores de persecución, detención y deportación de migrantes, frente a sólo poco más de 51 millones de pesos para la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) que a pesar de la crisis migratoria y la demanda de solicitudes de asilo que este año podrían llegar a las 150 mil.
Si se le suman 17 mil millones correspondientes a más de 31 mil elementos de la Guardia Nacional dedicados a la vigilancia de la frontera sur y norte, más los 1,897 millones del Instituto Nacional de Migración (INM) programados para en el proyecto presupuestal del próximo año y los 51 millones de la Comar, se estarían programando para el próximo año 18 mil 948 millones de pesos para atender el tema migratorio, pero más del 90 por ciento para labores de persecución y deportación.
Los mayores recursos para el tema migratorio se destinan vía la Guardia Nacional (GN) que contará con 70 mil 767 millones 434 mil 577 pesos para su funcionamiento, que representan casi el 70 por ciento del presupuesto 2024 de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Foto: Rubén Figueroa


Hasta junio de este año, 31 mil 730 elementos de la Guardia Nacional del total de los 128 mil están destinados o movilizados para labores de contención migratoria en la frontera norte y sur, ello de acuerdo con su comandante, David Córdova Campos.
Es decir, casi la cuarta parte, el 23 por ciento, de esa fuerza policial-militar está destinada a la detección y detención, con lo que los recursos que el gobierno federal destinaría a los que se ha calificado por organismos de derechos humanos y activistas como la “Border Patrol Mexicana” serían de alrededor de 17 mil millones de pesos.
Ello, sin considerar a los elementos de la Secretarías de Marina y Defensa, con personal y vehículos militares están destinados a los ya permanentes operativos, retenes y redadas en la frontera norte y sur, así como en prácticamente toda la ruta migratoria para detener la oleada de centroamericanos, sudamericanos, caribeños y de otros países lo mismo en carreteras, estaciones de autobuses y en los cruces fronterizos.
Jerónimo del Río, de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, consideró que de México la política migratoria y por ende los presupuestos destinados para su atención están enfocados a su persecución y detención en las estaciones del INM con fines de deportación, se les trata como criminales y no como personas que vienen huyendo de la violencia, de situaciones extremas, negándoles la calidad de refugiados.
“La Comar es la institución, a pesar de la crisis humanitaria de los migrantes, que recibe la menor rebanada del presupuesto federal, frente a los altos recursos del INM y de otras instituciones de formación castrense, como la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina, que están siendo utilizadas en este sexenio en tareas de control migratorio, en retenes, en redadas, en persecución que se disfrazan eufemísticamente como labores de rescate”, indicó el investigador.
Dijo que la Guardia Nacional convertida en una especie de Border Patrol versión mexicana y que fue creada para atender los graves problemas de violencia e inseguridad en el país, está destinando una gran parte de sus recursos, de sus elementos para perseguir migrantes y la pregunta es si esto responde a la política migratoria mexicana o a los intereses de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *